jueves, 8 de abril de 2010

Dulce daño para los ojos.....


                                    

La diabetes también puede afectar a nuestros ojos y maltratarlos, y traer aparejada una retinopatía, posible  causante de una ceguera. Aquí, toda la  información para estar prevenidos.

Por los ojos se pueden filtrar muchas cosas, dado que estos débiles órganos  actúan, expuestos,como una ventana al interior del cuerpo. ¿Qué tiene que ver esto con la diabetes? Es que dicha patología –mejor llamémosla por su  nombre científico, diabetes mellitus– causa niveles altos de glucosa en la sangre e hipertensión arterial, y esto afecta a  cada vaso de nuestro organismo, y así, también, puede perturbar a la retina, que es la que capta las imágenes que percibimos para transmitirlas al cerebro.

Además, la retina es la estructura más sensible del ojo y lleva consigo un eterno
tormento: no se puede regenerar ni transplantar. Su lesión genera una pérdida de la vista.
Por todos los motivos mencionados, resulta fundamental realizar prontamente un diagnóstico, con objeto de comprobar los daños que pueden producirse en el ojo, para evitar que un persona padezca
las consecuencias de una retinopatía diabética, una enfermedad de los ojos ocasionada por la diabetes.

Ésta puede ser una motivo de ceguera en los pacientes de diabetes tipo 1 y 2. De todos modos, la retinopatía tal vez se presenteantes y sea más severa si a la diabetes no se la ha controlado debidamente.

En general, durante la primera etapa de la retinopatía no se distinguen síntomas,

puesto que la visión sufre agravios recién cuando la enfermedad avanza.

Prevención

¿De qué manera podemos prevenir una retinopatía diabética?
 
Simple: con una exploración del fondo de nuestros ojos para visualizar el estado de los vasossanguíneos oculares. Dicha patología se puede desarrollar con distintos grados de afectación o severidad. Para aquellos casos en los que el tejido neuronal y los vasos aún no se encuentran alterados, el control semestral del fondo de ojo es clave para evitar una futura progresión de la enfermedad, ya que la alteración de los vasos retinales nos permiten deducir el estado de los demás vasos corporales, como los del riñón o el corazón.

Para estar al tanto del estado, lo ideal es, principalmente, que vigilemos los niveles de glucosa. El oftalmólogo es el que elije el tratamiento adecuado y, si hace falta, determinados examenes adicionales.

Traición con aviso

Se dice que la diabetes es traicionera porque le permite al paciente estar bien durante años y, de pronto, en pocos meses, ésta puede desarrollarse de manera indiscriminada. Si se descontrolan los
niveles de glucosa en sangre, quizá se originen, a nivel de la retina, hemorragias, dilatación de los pequeños vasos y otras complicaciones que se producen debido a tal inestabilidad.

El Dr. Lucio Arias, oftalmólogo especializado en enfermedades de la retina

del Instituto Zaldivar, explica que además del control periódico semestral o anual del fondo de ojo, “existen múltiples técnicas que ayudan en el diagnóstico y seguimiento, con el fin de realizar un análisis precoz de la patología”, y así tratarla en el momento más conveniente.

Para ello, hoy se cuenta con tecnología sosfisticada, como el OCT High Definition, “que permite estadificar muy bien la retinopatía, y cuando se determina que los vasos ya están afectados, así como el diagnóstico precoz y tramiento mediante el uso de factores de inhibición del crecimiento de vasos
anómalos”, advierte Arias.

Una de cal…

Por fortuna, la diabetes es una enfermedad que deja que el paciente se involucre intensivamente en el control –como también en la prevención– de sus probables complicaciones.

Las personas que se informan bien acerca de esta patología y resultan ser conscientes de ella, se involucran en el control y el tratamiento. De lo contrario, ante una eventual retinopatía:

- la visión se tornará borrosa;

- gradualmente, se irá perdiendo la vista;

- se tendrá dificultad para leer con poca luz;

- se sufrirán alteraciones en los colores

(especialmente, azul y amarillo).

Por otro lodo, hay que saber que existen dos tipos de retinopatía diabética:

• Proliferativa: es cuando la enfermedad

se encuentra en estadios avanzados.

• No proliferativa: : es cuando se presenta

en estadios tempranos.

Opciones del control

Para poder controlar a la retinopoatía diabética, el oftalmólogo cuenta con:

• Láser: se trata del principal tratamiento para atacar las complicaciones oculares de la diabetes. La fotocoagulación  retinal se aplica en los casos de retinopatía diabética proliferativa. Si bien esta técnica no recupera la vista, evita que ella se deteriore aún más, y en un porcentaje significativo.

• Cirugía: tal vez sea necesaria cuando aparecen hemorragias repetidamemnte, o se forman cicatrices y desprendimientos de retina. En estos casos, la técnica quirúrgica más utilizada es la vitrectomía.

Con ella se puede acceder al interior del ojo para eliminar las posibles anormalidades que afectan la claridad de la visión.

Hay, por supuesto, otras opciones que se enfocan en el control del edema macular diabético a través de inyecciones intraoculares de corticoides y de antioagiogénicos (anti-VEGF). De esta forma, se disminuyen la inflamación y permeabilidad vascular.

A desechar dudas

El Dr. Igor Kovalenko, del staff médico del Instituto Zaldivar, asegura que allí ofrecen a sus pacientes “las diferentes y más novedosas opciones de tratamiento, aunando conocimientos y participando en estudios clínicos que darán plazo a nuevos fármacos para mantener o mejorar la visión central de nuestros pacientes”.

No hay que olvidar que hacerse, con frecuencia, las pruebas correspondientes para verificar cuáles son los niveles de azúcar en sangre resulta primordial para controlar la diabetes y evitar que se produzcan lesiones de la vista.
 Si usted posee más inquietudes sobre la Retinopatía Diabética, lo invito a hacer una consulta con los profesionales del Instituto Zaldivar.
http://www.institutozaldivar.com/sitiohtml/home.html
 Si desea enviar un e mail: turnos@institutozaldivar.com
Call Free :0800-66-65677.
Mendoza Av. Emilio Civit 685 - Ciudad / Arg
Tel: (0261) 4419999 / Fax: (0261) 438 0350

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada